Cómo dar mantenimiento a los pernos de tu cerradura

La puerta de entrada de nuestra vivienda es un elemento imprescindible para garantizar la seguridad y protección de nuestra propiedad y de nuestros seres queridos. Sin embargo, para que pueda cumplir su función correctamente, debemos darle un mantenimiento periódico, especialmente a su cerradura, de modo que podamos tener la certeza de que nuestra entrada no será objetivo fácil para los ladrones.

Las cerraduras cuentan con un componente que cumple una función muy importante, estos son los pernos y entre sus principales funciones podemos mencionar: la unión entre la cerradura y el marco de la puerta, la apertura fácil de la puerta y asegurar que la puerta quede completamente cerrada.

mantenimiento de pernos

Especialmente, en puertas como las blindadas o las puertas acorzadas, los pernos cumplen una función muy importante y por ello están fabricados con materiales metálicos de alta calidad para garantizar su resistencia y protección.

Mantenimiento de los pernos

Para su mantenimiento, los pernos deben ser engrasados cada cierto tiempo. De esta manera ayudaremos a que la puerta abra de forma adecuada y evitar que se produzcan ruidos fuertes y bruscos al cerrarla.

En ocasiones, y sobre todo cuando el mantenimiento que se le da a la puerta y a la cerradura es nulo, debemos acudir a los servicios de cerrajeros en Zaragoza profesionales porque engrasar los pernos no será suficiente.

Es probable que, con el paso de tiempo, estos elementos metálicos comiencen a oxidarse debido a los agentes climáticos y a los cambios de temperatura. En estos casos, los cerrajeros deberán hacer uso de herramientas especializadas para realizar el mantenimiento de los pernos y devolverles su funcionalidad.

Bastará con lijar la superficie oxidada y luego proceder a su engrasado con productos especiales para este fin. En caso de que el daño sea grave, será necesario plantearse su sustitución.

Los pernos en mal estado pueden convertirse en un punto débil que fácilmente puede ser aprovechado por los ladrones quienes, con el uso de técnicas especializadas y herramientas, podrá acceder al interior de su hogar en cuestión de pocos minutos.

Si nota que su puerta abre o cierra con dificultad, es muy probable que los pernos requieran de mantenimiento y atención. No espere a que sea muy tarde y ataque este problema de forma inmediata.

Consejos

Aquí te damos algunos consejos que te ayudarán a mejorar el funcionamiento de los pernos de tu puerta:

  • Uso de aceite común: Este tipo de aceite no es recomendable ya que atrae al polvo, ocasionando acumulación de suciedad en su superficie. Si no cuenta con otro tipo de producto engrasante, limpie la superficie muy bien luego de engrasarla.
  • Uso de aceites multiusos: Son productos más indicados para el engrase de pernos. También pueden ser usados en bisagras y en el orificio donde entra el perno. Mucho de los aceites multiusos que se venden en el mercado tiene componentes antioxidantes lo cual aporta un extra de protección a los pernos.
  • Uso de grasa consistente: Por sus componentes especiales, este producto es indicado para puerta grandes y pesadas ya que ayudan disminuir la fricción de los componentes metálicos de la puerta.

Antes de aplicar cualquier producto engrasante, recuerde que debe limpiar la superficie del perno con la ayuda de un trapo de algodón para retirar cualquier tipo de suciedad y la grasa antigua que pueda haber.